En mi post sobre mi experiencia Erasmus prácticas contaba que la parte más difícil de este programa era sin duda el antes. Y es que mucha gente se inscribe a la beca y tras enviar cientos de curriculums sin éxito, se acaba rindiendo y decide dejar la beca para más adelante.

En mi caso el proceso también fue largo y desmotivante, pero manteniendo una actitud positiva y una filosofía de ensayo-error al final llegué a un punto en el que recibí muchas respuestas de diferentes países y empresas y me vi con el poder de ser yo la que eligió cuál era la opción que más me convenía.

Con esta entrada me gustaría compartir las claves que aprendí durante este proceso de ensayo y error para acortar tu proceso de búsqueda y que lo tengas más fácil que los que lo hemos tenido que descubrir por nosotros mismos.

Antes de comenzar la búsqueda, trabaja tu propuesta de valor

Lo primero en lo que debes trabajar es en tu “propuesta de valor”. Es decir, en qué puedes aportar tú como becario a una empresa. Existen miles de jóvenes de toda la Unión Europea deseosos de encontrar unas prácticas de este tipo, así que debes buscar la manera de diferenciarte del resto.

Estudiar una carrera y hablar inglés a un nivel fluido son dos requisitos que se dan por sentados cuando aplicas a una oferta de este tipo, así que tienes que aportar algo más para que el reclutador se fije en ti.

Puedes hacerlo tanto adquiriendo competencias útiles para el puesto, como por ejemplo:

  • Aprende a usar programas informáticos relevantes para el puesto: Excel, Photoshop, AUTOCAD…
  • Haz cursos online que añadan nuevas competencias a tu curriculum. Consulta nuestra entrada sobre formas de estudiar online gratis para más ideas.
  • Voluntariado. A falta de experiencia, ayudar a ONG’s mientras desarrollas habilidades profesionales es una buena idea.
  • Crea tu propia página web sobre ese tema, o publica pequeños artículos en Linkedin o páginas como Medium
  • etc

Si no sabes cuales son las habilidades que se demandan para puestos como el tuyo, échale un vistazo a las ofertas de trabajo. Es importante saber qué necesita el mercado y adaptarnos a ello.

Finalmente, considero que es muy importante no solo saber qué quieres ofrecer sino también qué quieres conseguir con las prácticas. Escribe en una hoja tu trabajo ideal en todos los aspectos: destino/s, departamento, tipo de empresa, condiciones salariales, horarios… Aunque luego no se cumpla todo, es un buen punto de partida para trazar tu plan. Recuerda que no solo es importante vivir la experiencia, sino que esta también puede ser la oportunidad de comenzar tu carrera en un sector que te guste.

Crea tu curriculum y carta de motivación o ‘cover letter’

Antes de comenzar tu búsqueda, es esencial que armes un buen curriculum. Puedes tener solo uno o disponer de varios si vas a aplicar a diferentes puestos o sectores.

Existen miles de formas de hacer un curriculum, escoge la que quieras pero antes de empezar a usarlo asegurate de que tu curriculum refleja bien tu propuesta de valor y da una buena impresión sobre ti.

Además del contenido de tu curriculum, es importante que este esté bien redactado y sea diferente o destacar por la forma de darte a conocer (un email o cover letter redactado de una manera original, los famosos video curriculums que están tan de moda…)

No es necesario que seas diseñador gráfico para tener un curriculum visualmente atractivo, puedes descargarte plantillas de internet o usar el programa Canva para crear un buen curriculum sin emplear demasiado tiempo en ello.

También quiero hacer una especial mención a Linkedin, que aunque sea la red social profesional más importante del mundo a menudo los universitarios la tenemos muy olvidada. Por favor, hazte ya un perfil de Linkedin y complétalo lo máximo posible. De esta forma, no solamente vas a tener la posibilidad de que algunos reclutadores te contacten directamente con ofertas de prácticas sino que también vas a parecer más profesional y ganar en credibilidad cuando envies candidaturas.

>>Guia 2020 para crear un buen curriculum vitae

Aplicar a ofertas de prácticas Erasmus

Una vez tienes una propuesta de valor lista, llega el momento de comenzar a postular. La forma más obvia de hacerlo es comenzar a aplicar para ofertas en páginas de empleo. La verdad es que a mí este método no me trajo ningún resultado al contrario que el que os explicaré en la siguiente sección, pero supongo que depende de la suerte de cada uno.

Páginas de búsqueda de empleo generales o de prácticas

Puedes encontrar prácticas buscando términos como ‘intern’, ‘internship’, ‘trainee’ o ‘traineeship’. Son páginas que tienen infinidad de ofertas pero también infinidad de candidatos, por lo que vas a recibir muchas respuestas negativas. Las más conocidas son Linkedin e Indeed.

Páginas especializadas

Otra opción es buscar prácticas en páginas de empleo especializadas en vuestro sector. Al ser más específicas, suelen haber menos candidatos y por tanto, más posibilidades de recibir respuestas. Estos son algunos ejemplos de sectores con los que estoy familiarizada. 

Aplicar directamente desde la web de la empresa

Si estáis interesados en trabajar en determinadas empresas, consultar la sección ‘careers’ de su página web puede ser la mejor opción. Para esto os recomiendo pensar en vuestras empresas preferidas y añadirlas a un excel con un enlace a su página web para así poder revisarlas periódicamente.

Contactar directamente a las empresas

¿Sabías que la mayor parte de ofertas de trabajo no llegan nunca a publicarse? Hoy en día publicar ofertas de trabajo en los principales portales de empleo requiere dinero y mucho tiempo para analizar la avalancha de curriculums que se reciben.

Por eso, considero que contactar directamente a las empresas es una estrategia muy inteligente. Si tienes suerte, puede que justo en el momento en el que envías el correo necesiten a alguien o al menos te tengan en mente para el futuro.

Estos son los pasos a seguir:

  1. Crea una lista de empresas en las que te gustaría trabajar
  2. Vete a su página web para buscar un correo para empleos o el nombre del director de vuestro departamento. Si no lo encuentras aquí, Linkedin será vuestro amigo. Otra táctica que yo utilizo es buscar en Google el nombre de la empresa+jobs, con lo cual a veces encuentro ofertas de trabajo antiguas con correo electrónico de contacto de los reclutadores
  3. Si no encuentras el correo electrónico de la persona en cuestión, puedes buscar en Google el nombre de la persona seguido del nombre de la empresa y algo tipo email o contact details.
  4. Envía un email presentándote, explicando que estás buscando unas prácticas Erasmus y adjuntando tu curriculum. No te olvides de incluir tus datos de contacto. Mira esta entrada sobre como redactar un email para una candidatura espontánea para tomar ideas
  5. Si no recibes respuesta tras 2 semanas, envía un email de seguimiento. Pocos candidatos los hacen y es una practica que, bien hecha, puede incrementar tus posibilidades de que el reclutador lea tu curriculum. Te recomiendo leer esta guía sobre correos de seguimiento de candidatura de ionos.es

Márcate objetivos semanales o diarios claros, por ejemplo contactar 21 empresas a la semana o 3 por día.

Es importante también llevar a cabo esta filosofía de ensayo-error del que os hablo y ser muy analíticos con las respuestas que recibimos. Puedes hacer pruebas con diferentes textos y analizar con cuáles recibes más respuestas, o probar con diferentes líneas de asunto… Así hasta que llegues al mejor email posible.

Os puedo asegurar que esta táctica funciona mejor que ninguna de las anteriores. Si lo haces bien, estoy segura de que recibirás más de una respuesta enviando menos de 50 correos (si te parecen muchos, prueba a aplicar a ofertas de trabajo).

Consejos generales

  1. Cuida la ortografía. Para esto, te recomiendo italki donde puedes subir textos y que hablantes nativos te los corrijan gratuitamente, la aplicación grammarly o las dos a la vez para estar seguros. No importa lo preparados que estés, si envías un correo con una ortografía horrorosa lo más probable es que la persona que lo reciba ni se moleste en seguir leyendo.
  2. Cuidado con tus redes sociales y Linkedin. Cada vez más reclutadores revisan las redes sociales de los candidatos antes de llamarlos para entrevistas. Ten cuidado con lo que tienes público en Facebook o Instagram, nunca sabes quién puede llegar a leerlo.
  3. Ten claro lo que quieres. La desesperación a veces me tentó a aceptar ofertas que no se ajustaban a lo que yo quería hacer en un futuro pero me permitían vivir la experiencia en un destino exótico o pagaban bien. Recordad que es una oportunidad que no se tiene todos los días y por tanto, es mejor aprovecharla en lo que más os vaya a aportar personal y profesionalmente. Es mejor esperar que aceptar lo primero que pilles por miedo a quedarte sin nada.

Espero que mi entrada te haya servido de ayuda. Este post está exclusivamente basado en mi experiencia, si tienes otros consejos o puntos de vista, no dudes en dejarlos en comentarios.

2 comentarios sobre “Erasmus prácticas: cómo buscar empresas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s